Síntomas

10 síntomas de alerta para no cerrar tu startup

Solo el 10% de las startups suelen superar los dos años de vida. Tener éxito a la hora de emprender por nuestra cuenta y riesgo no es tan fácil, y muchas aventuras empresariales se quedan por el camino. Estar atento a los síntomas y alertas que pueden hacer cerrar tu startup es de vital importancia si no queremos tirar nuestro esfuerzo, tiempo y dinero a la basura. Por ello veamos 10 Síntomas de alerta para no cerrar tu startup.

Cuando un emprendedor crea su startup a partir de una idea en la que cree ciegamente, termina cogiéndole tanto cariño que llega a considerarla como un hijo. Esto significa que es más que un trabajo, y le va a dedicar mucho más esfuerzo, tiempo extra e invertirá más de lo previsto para sacarla adelante. Lo que conlleva un riesgo inesperado: muchas veces no somos capaces de asumir que esa empresa en la que hemos puesto tantas esperanzas no funciona y antes de llevarnos a la ruina, es mejor cerrarla o dejarla inactiva.

¿Cómo saber si mi empresa se está yendo a pique?

Emprender es como una montaña rusa: hay subidas y bajadas, un ciclo que se repite con frecuencia durante la vida de una empresa; pero en algún momento la caída se vuelve peligrosa y no hay manera de volver a remontar. Es fundamental aprender a detectar los primeros síntomas. De todas las startups que se crean, sólo el 10% suele superar los 2 años de vida, por lo que si no queremos tirar nuestro esfuerzo, tiempo y dinero a la basura es importante saber detectar cuando una empresa empieza a no funcionar, antes que el golpe nos pille desprevenidos:

10 síntomas de alerta para cerrar tu startup

1. Acumulación de pérdidas importantes; los gastos son mayores que los ingresos y según pasa el tiempo la diferencia cada vez es mayor.
2. Existen problemas entre los socios y están casi siempre en desacuerdo.
3. Falta capital financiero; tras la inversión de FFF (family, friends and fools) no se ha conseguido inversión pública o privada para continuar.
4. Si la empresa no es escalable difícilmente recibirá inversión y tendrás que valorar si es viable continuar con una empresa cuyo crecimiento está estancado.
5. Si descubres que el mercado al que te diriges no existe, es demasiado pequeño o ha cambiado bruscamente, debes saber que no es recomendable atacarlo.
6. Si la idea inicial no funciona y no sois capaces de pivotar, la empresa cerrará antes de tener la oportunidad de desarrollarse.
7. La mala gestión tanto del equipo como de la empresa puede llevaros a la ruina. Muchas empresas mueren por flujo de caja.
8. Si no identificamos al cliente de nuestro producto o servicio estamos abocados al fracaso. Un error muy común es considerar que tu cliente es cualquier persona con un móvil inteligente con acceso a Internet.
9. En cuanto a ventas, hay que buscar el momento óptimo para lanzar nuestro producto al mercado. Salir tanto demasiado pronto o demasiado tarde puede dar al traste con todos nuestros esfuerzos.
10. La falta de networking; para vender es necesario estar en la calle. Si la mayor parte del tiempo lo pasas en tu oficina, es una señal clara que necesitas relacionarte más.

 

¿Qué opciones tengo cuando mi startup comienza a hacer aguas?

1. Puedes cerrar definitivamente la empresa, lo que conlleva gastos de cierre.
2. Puedes dejarla en standby, sin actividad; no tiene gastos extra, pero sí obligaciones tributarias, como el deber de mantener un autónomo al frente de la administración de la empresa.
3. Puedes cambiar de actividad, lo que coloquialmente se conoce como pivotar en otra dirección diferente a la original. Esto puede salvar el negocio, pero también conlleva gastos extraordinarios.
4. Puedes venderla, si hay un empresario o entidad interesada en adquirirla; de esta manera sí podremos sacar beneficio, reutilizar el trabajo que hemos realizado y pagar por ello.

Emprender no es un camino fácil, y renunciar al sueño de montar tu propia empresa y sacar adelante el proyecto con el que llevas ilusionado muchos años es un duro golpe para cualquiera, seas primerizo o ya sepas de qué va esto de emprender. En el mundo empresarial las cosas no siempre salen bien, por más que luches e intentes recuperarte de los fallos y los obstáculos. Nuestro consejo, como último recurso, es que afrontes la realidad y no te dejes arrastrar por un peso muerto. Pero, repetimos, es el último paso antes de renunciar definitivamente.

Tener un aliado que te ayude a impulsar tu negocio siempre será una alternativa que reduzca el riesgo de cierre de una startup. Si quieres emprender, emprende con Minerva 🚀

Comunicación Minerva
comunicacion@programaminerva.es

Somos el programa de aceleración de referencia en Andalucía con más de 200 startups seleccionadas desde 2012 🚀



¡Hola! Esto es un aviso de cookies. Queremos que sepas que utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad