Fases de crecimiento de una startup

Si cuentas con una idea de negocio que quieres hacer realidad, pero dudas sobre cuál es el siguiente paso a seguir, te contamos cuáles son 6 fases de desarrollo de las startups.

Es cierto que no hay una ciencia exacta sobre los ciclos de vidas de cada empresa, pues se tratan de casos particulares, con tiempos diferentes. Aun así, estas son seis fases de crecimientos por las que suelen pasar la mayoría, desde el momento en el que inicia la idea hasta que se transforma en una startup con un modelo de negocio consolidado.

1. Idea o pre-seed. Etapa en la que se cuenta solo con la idea de negocio, por tanto, es el momento de trabajar en el equipo y la búsqueda de validación del proyecto. Solo necesitas una buena idea y convencer a alguien para que invierta en ella. ¡Comienza a buscar inversores! Aquí tienes un artículo donde puedes ver cinco consejos para la captación de inversores.

2. Fase seed o semilla. Es una de las más importante, pues es el momento de desarrollar el PMV (Producto Mínimo Viable) hasta conseguir contar con un modelo de negocio validado. Para cumplir ese principal objetivo, es necesario encontrar la aprobación del público, y para ello se debe mantener una iteración directa con este. Una vez conseguido, es el momento de hacer el proyecto realidad y empezar a crecer.

3. Early Stage. Una vez ya se haya validado el PMV y se comience a tener los primeros clientes y métricas, hay que estudiar y analizar el feedback de estos para así conseguir mejorar los posibles fallos. Detectar las fortalezas y debilidades de la empresa, sacando así el máximo partido de ellas, a través de una estrategia de crecimiento.

4. Growth Stage. Estás en esta etapa cuando el proyecto ya ha comenzado a satisfacer la demanda del mercado, con clientes recurrentes y métricas positivas. Es cuando hay que centrarse principalmente en el futuro de la empresa. Consolidar a los clientes, estudiar aquel público objetivo y pensar en un potencial crecimiento si todo está siendo positivo hasta ahora.

5. Expansión. Cuando ya has crecido lo suficiente hay que empezar a pensar en un mercado más ambicioso, nuevos nichos, nuevos posibles clientes y segmentos. Es una etapa en la que se corren riesgos, por ello las decisiones deben ser muy premeditadas y estudiadas. Buscar financiación a través de ayudas y fondos públicos facilitan el proceso.

6. Scale-up. No siempre es la opción escogida o acertada, pero muchos emprendedores optan por una vez consolidado su negocio venderlo. Existen diversas posibilidades, desde ventas de acciones, la entrada en bolsa (OPV), o la integración de la startup en una compañía mayor.

Comunicación Minerva
comunicacion@programaminerva.es

Somos el programa de aceleración de referencia en Andalucía con más de 180 startups seleccionadas desde 2012 🚀



¡Hola! Esto es un aviso de cookies. Queremos que sepas que utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.   
Privacidad