Internet of Behaviors definirá el comportamiento humano digital

El Internet of Behavior (IoB), o el Internet del Comportamiento, es algo que cada vez está más en nuestro día a día y comenzamos a ser conscientes de ello. ¿Pero de qué se trata?, para entender bien este concepto antes se debe hablar del Internet of Things (IoT) o Internet de las Cosas.

Internet of Things es la interconexión digital entre objetos cotidianos con internet. Cualquier objeto o dispositivo puede interaccionar o estar conectado sin necesidad de intervención humana, a través de sensores, software y otras tecnologías. Es conocido como interacción M2M (machine to machine). Actualmente hay conectados más de 7 mil millones de dispositivos, desde zapatillas inteligentes, cubos de basura o máquinas industriales.

Esta red de objetos físicos interconectados sigue en constante expansión, y la recopilación de información y datos a través de internet por consecuencia también está aumentando. Toda esta recopilación de datos (Big Data, BI, CDPs…), facilita información sobre el comportamiento, intereses y preferencias de los usuarios, lo que se ha denominado Internet of Behaviors. El objetivo del Internet del Comportamiento es comprender aquellos datos recopilados desde la perspectiva psicológica de la ciencia del comportamiento humano.

Esto se convertirá en información valiosa para crear y comercializar nuevos productos, entrando en la mente del consumidor, analizando sus hábitos y personalizando las ofertas según sus necesidades. Por tanto, el IoB es una combinación de tres ámbitos, la tecnología, el análisis de datos y la psicología conductual.

Utilizará la ubicación, el reconocimiento facial, seguimiento monitorizado de actividades físicas, la huella digital que se genera en redes sociales, hábitos de consumo y compra… para así interpretar y posteriormente analizar el comportamiento y adaptarlo a lo que necesita o desea cada usuario.

Por ejemplo, una aplicación móvil de estilo de vida saludable puede llegar a registrar de su usuario datos sobre su alimentación, ejercicio físico, sueño, e incluso algunos datos médicos concretos. La aplicación tras recoger los datos y analizarlos, podría proporcionar al usuario por ejemplo recomendaciones para mejorar su estilo de vida, como el número de horas de sueño. Todo esto sería posible gracias a que, a través del estudio de los datos, se ha creado un perfil de comportamiento del usuario concreto.

Por tanto, el IoB será un gran potencial para las empresas, pues les proporcionará:

  • Datos sobre el comportamiento y tendencia de los consumidores: que se consiguen a través del Internet of Things (IoT). Estos datos aportarán pistas sobre los hábitos de consumo en un mercado que se encuentra en constante cambio.
  • Información que se extraiga sobre el análisis de los comportamientos: es importante saber seleccionar los datos relevantes que van a proporcionar mejores conclusiones. Para ello, muchas empresas están decantándose por la Inteligencia Artificial.
  • Patrones de comportamiento para abrir nuevas oportunidades de mercado. Antes se debe averiguar cómo aplicar los datos a las decisiones comerciales.
  • Mejorar la seguridad de sus datos, es importante que las empresas estén atentas a los protocolos de ciberseguridad, para evitar así, que se acceda a datos personales y confidenciales de los usuarios.

El IoB supone un gran potencial para organizaciones de todo tipo, y también muchas ventajas para los individuos. Según la consultora Gartner para finales de 2025 más del 50% de la población estará expuesta al menos a un programa de IoB. Se convertirá en el sistema que defina el comportamiento humano digital.

Comunicación Minerva
comunicacion@programaminerva.es

Somos el programa de aceleración de referencia en Andalucía con más de 180 startups seleccionadas desde 2012 🚀



¡Hola! Esto es un aviso de cookies. Queremos que sepas que utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.   
Privacidad