Nuestras startups impulsan el sector de la educación online desde Andalucía

La innovación educativa a través de las nuevas tecnologías (edtech) es una de las industrias que impulsa el Programa Minerva, iniciativa de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y Vodafone. En concreto, uno de cada diez de sus proyectos TIC acelerados desarrollan soluciones digitales enfocados a mejorar los procesos de enseñanza o nuevas soluciones para la formación.

Según el Ministerio de Educación y Formación Profesional hubo más de un millón y medio de matriculaciones en el ámbito universitario el pasado curso, un dato que ayuda a dimensionar el tamaño del público universitario. En este sector, los emprendedores andaluces de Wuolah decidieron en 2013 lanzar una plataforma de intercambio de apuntes a cambio de una compensación económica y prestigio basándose en un modelo de publicidad para marcas. En la actualidad, con más de 850.000 usuarios activos en todas las universidades españolas y 18 millones de descargas, se han convertido en un referente para el estudiante universitario.

Otra solución para el estudiante, en este caso farmacéutico, es Liceo de Farmacia. Sus impulsores, jóvenes sevillanos que conocen bien este mercado, notaron que los farmacéuticos demandaban mejorar sus habilidades en atención al cliente y refrescar sus conocimientos sobre los productos a la venta. Entonces decidieron crear una plataforma de enseñanza online continua específica para el sector farmacéutico que se basa en píldoras audiovisuales de corta duración que ayudan a afianzar lo aprendido. Una nueva forma de aprender que puede realizarse desde dispositivo móvil en cualquier lugar y cualquier momento.

Formación online en el confinamiento

El opositor ha sido el perfil académico más perjudicado por la crisis sanitaria del coronavirus, ya que se han retrasado la mayoría de las convocatorias. Sin embargo, muchos han aprovechado el confinamiento para redoblar esfuerzos. Con el propósito de ofrecer un espacio virtual entre los preparadores y sus opositores, la plataforma web granadina Opoque permite gestionar el contenido impartido, test realizados, llevar el seguimiento del rendimiento de los alumnos en tiempo real y realizar videoconferencias, entre otras funcionalidades que facilitan la comunicación y el trabajo entre ambas partes.

Por su parte, muchas academias y profesionales de la formación presencial han decidido apostar por la educación online para seguir prestando sus servicios. Algunas startups han encontrado un nicho de mercado en este mercado, como en el caso de BrainsPro. Se trata de una plataforma digital con la que crear, gestionar y vender cursos online desde un sitio web propio de forma rápida, práctica y sencilla, y sin necesidad de conocimientos informáticos. Una alternativa ideal para todos los profesionales e-learning, que además ofrece servicios y soporte técnico especializado para ayudar a mejorar la oferta académica.

Por último, en modalidad app y destinada a los más peques de la casa, la empresa malagueña Katedral Studios ha desarrollado RIMUD, para que los niños mejoren sus conocimientos en matemáticas y lectura de forma divertida. Se trata de una aplicación educativa para que los menores de entre 3 y 12 años puedan reforzar y avanzar en estas dos materias jugando desde casa. Además, RIMUD cuenta con un acuerdo de colaboración con el método de matemáticas ABN, que ya se usa en más de 800 colegios de toda la península y Latinoamérica. Esta app ofrece además la posibilidad de seleccionar perfiles específicos para trabajar el aprendizaje de alumnos con diversidad funcional como Síndrome de Down o Autismo.

Carla G. Mairena
carla.mairena@programaminerva.es