Cómo las relaciones públicas pueden ayudar a nuestra empresa

El campo profesional de las relaciones públicas se originó a principios del siglo XX con el profesional Ivy Lee. Las relaciones públicas consisten en construir relaciones beneficiosas entre las organizaciones y sus públicos.

El relacionista público gestiona las diferentes demandas de comunicación y tiene una visión global de como afectan al entorno empresarial, considerándose una pieza clave. Para ello se encarga de establecer planes estratégicos de comunicación para una transmisión correcta del mensaje y de la imagen de la empresa. Es importante que las empresas tengan esta figura pues debido a la polémica de las fake news (noticias falsas) el entorno publicitario también sufre una crisis de veracidad y fiabilidad.
 
Algunos de los beneficios de las relaciones públicas en nuestra empresa son:

  • Ambiente y consolidación de confianza y credibilidad.
  • Contribuye a conseguir nuevos clientes.
  • Ayuda a mejorar el posicionamiento de nuestra empresa y a destacarla de la competencia.
  • Mejora de imagen y posibles ventas.

 
A continuación, veamos las funciones de un relacionista público:

  • Redacta comunicados de prensa, es decir, un anuncio sobre las actividades de la empresa para informar a los medios de comunicación. Se debe elegir con precaución varias cuestiones como el portavoz del mensaje, el tono, etc.
  • Organiza eventos. Tanto internos como externos, gestionando toda la logística para que se ejecuten y se cumplan los objetivos planteados por la empresa con anterioridad.
  • Realiza estudios de mercado y administra las relaciones con los distintos públicos o audiencias. Se debe entender el comportamiento de los públicos que interactúan con tu marca. Los resultados de la investigación servirán para localizar cuales son las tendencias y las preferencias de los consumidores o clientes potenciales. Los públicos podemos dividirlos en tres grandes grupos: la comunicación interna, la comunicación externa y los medios de comunicación.
  • Produce contenidos en redes sociales como blogs, webs y videos. Y también, tiene que lidiar con toda clase comentarios, opiniones y criticas. El relacionista público debe anticiparse a posibles consecuencias de sus respuestas y tratar de que el escenario sea lo más beneficioso posible para la empresa. Por esto, conviene atender a el lenguaje utilizado.
  • Gestiona crisis. Es importante controlar posibles adversidades que pueda sufrir la empresa en cuanto a imagen y administrar el daño que pudiera ser ocasionado con anterioridad, es decir, se encarga de la previsión de posibles crisis para evitar consecuencias graves.
  • Asesoramiento de comunicación. Se encarga de toda la parte de comunicación de nuestra empresa relacionándose con otros departamentos. Trata de establecer una conexión entre la empresa y su público. Por eso es necesario tener a un profesional de las relaciones públicas.

 
En conclusión, todo negocio necesita a un buen profesional de relaciones públicas si su objetivo es prosperar y tener éxito. Toda la reputación esta a cargo de una sola persona y a fin de cuentas es rentable conforme nuestra empresa avanza en el mercado. ¿Cómo gestionas la reputación de tu empresa? ¿Cuántas con algún profesional de este campo?

Carla G. Mairena
carla.mairena@programaminerva.es