¿Tus objetivos de negocio son ‘smart’?

Hay dos preguntas fundamentales, entre otras muchas, que todo emprendedor debe hacerse cuando se lanza a la aventura de emprender: ¿Por qué hacemos esto? ¿Cuáles van a ser mis objetivos? Tener una respuesta clara y concisa a esas dos preguntas, proporcionan en punto de partida muy bueno a la hora de iniciar ese camino.

Larry Page, cofundador de Google, decía no hace mucho en una entrevista que: “No debes crear una empresa simplemente porque es el momento adecuado. No es una razón suficiente.” Tienes que buscar tu propio por qué, y una vez que tienes eso suficientemente claro, ahora podemos hablar de objetivos. En 9 de cada 10 ocasiones, los objetivos empresariales que se marcan suelen ser demasiado genéricos. Metas como “ganar más dinero” o “conseguir más clientes” son muy vagas a la hora de trabajar con ellas.

¿Conocéis lo que se denominan “objetivos SMART”?

El origen de estas siglas aplicadas a los objetivos empresariales data de 1981, y según su definición original son el acrónimo de:
Specific. Tienen que estar dirigidos a un área específica que se quiere mejorar o crecer, tienen que tener foco.
Measurable. Necesitan poder ser medidos, de la manera más fácil posible. Para ello se requiere que sean cuantificables y asociales un indicador que permita evaluar su progreso.
Assignable. Hay que especificar quién será su responsable.
Realistic. Deben ser acordes a resultados que se puedan conseguir, teniendo en cuenta siempre los recursos disponibles para ello.
Time-related. Se deben fijar los hitos correspondientes sobre cuándo esos objetivos pueden ser logrados.

Comunicación Minerva
comunicacion@programaminerva.es