Cómo tener un balance positivo en la tesorería si eres una startup

La importancia de realizar una previsión de la tesorería es clave para el buen funcionamiento de cualquier empresa, y en especial, de una startup. En este sentido realizar una correcta previsión permite analizar tanto los productos y/o servicios que se ofrecen así como la estructura de la empresa, validando si estos son capaces de, en primer lugar, generar tesorería de explotación positiva, y en segundo, si esta tesorería es suficiente para pagar la estructura de la empresa.

¿Qué es la previsión de tesorería?

La previsión de tesorería es el modelo de flujos de caja que nos permita conocer la capacidad que tiene la empresa de generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como las fechas o el momento en el que se producen y el grado de certidumbre sobre tal hipótesis.

Para empezar a trabajar en la previsión de la tesorería lo primero que hay que hacer es identificar todos los cobros y los pagos y categorizarlos según su naturaleza. No es lo mismo el cobro que se recibe de los fondos obtenidos en una ronda de financiación que los cobros por la venta de tus productos o servicios.

A partir de este primer análisis surgirán los diferentes niveles de cash flow:

1. Actividades de explotación: son las actividades que constituyen la principal fuente de ingresos ordinarios de la entidad.

2. Actividades de inversión: son las de adquisición, enajenación o abandono de activos a largo plazo.

3. Actividades de financiación: son las actividades que producen cambios en el tamaño y composición del patrimonio aportado y de los préstamos tomados por parte de la entidad.

¿Puede tener una empresa un resultado positivo y tener problemas de tesorería?

Efectivamente sí que puede darse esa situación. Imaginemos que se factura un millón de euros en un ejercicio y que todos nuestros costes de aprovisionamiento, personal y gastos de explotación sean de seiscientos mil euros, lo que nos llevaría a un EBITDA de cuatrocientos mil euros. Sin embargo, sin contar con la información del análisis de tesorería, esta situación de beneficio contable positivo podría esconder problemas en tanto en cuanto no se lleve una férrea gestión de cobro en el que los clientes no paguen sus facturas. Hay que tener en cuenta que la cuenta de resultados se rige por criterios contables, aplicando todos sus principios, mientras que el cash flow se rige por el criterio de caja, que quiere decir que una venta no se registra hasta que se cobre.

¿Se puede obtener una valoración de la empresa por sus entradas de caja o destrucción de tesorería?

La información acerca de los flujos de efectivo es muy importante porque permite evaluar la capacidad que tiene una empresa para generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como conocer sus necesidades de liquidez. Esta información se suele tener en cuenta para tomar decisiones económicas, como puede ser la entrada de un inversor en la startup.

¿Cómo conseguimos entonces que nuestro balance de tesorería sea positivo? Se puede empezar a trabajar la previsión frente al real de tesorería partiendo de una simple hoja de cálculo. En primer lugar hay que ajustarla al negocio en particular para dar cabida a todos los tipos de cobros y pagos. Este análisis de la previsión contra el real facilitará observar de una forma inmediata si la empresa está obteniendo un periodo medio de cobros adecuado o si no se está cumpliendo la hipótesis de ventas fijadas en el plan financiero.

Todas las empresas necesitan efectivo para realizar sus operaciones, pagar sus obligaciones y ofrecer rendimiento a sus inversores.

Comunicación Minerva
comunicacion@programaminerva.es