Día mundial de la luz: inspiradora de nuevas energías

Un día como hoy, en el año 1960, Theodore Harold Maiman celebró la creación del primer láser, un dispositivo que utiliza un efecto de mecánica cuántica para generar un haz de luz. Cincuenta y siete años después la organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura se inspira en este acontecimiento y establece esta fecha como el Día Internacional de la Luz.

Este 2020, en su tercera edición, destacamos el papel que desempeña la luz en la cotidianidad de la vida. No solo en aspectos básicos sino en aquellos de gran impacto como la ciencia, la cultura, la educación y el desarrollo sostenible.

La evolución de este invento que ha pasado por lámparas electrostáticas, incandescentes, halógenas, focos eléctricos y luces Led de todos los colores, llega a lo que hoy conocemos como energías limpias. Una tendencia al alza que consiste en crear sistemas de producción masivos de energía, capaces de excluir cualquier tipo de contaminación.

Tienen la característica en común de utilizar recursos inagotables, no contener reacciones químicas ni producir residuos, hacen parte de las llamadas energías nuevas. Como la eólica que usa las corrientes de aire, la solar que se alimenta de los rayos del sol, la geotérmica que aprovecha el calor natural de la tierra o la mareomotriz que se genera con las olas del Mar.

Todo este desarrollo se da en pro de mejorar la calidad de vida de los seres humanos y el ecosistema en el que se desenvuelve laboral, personal y socialmente. De allí nace la importancia de la eficiencia en el uso de las fuentes energéticas, reducir los costos y aumentar la seguridad del abastecimiento de la misma.

Según la Agencia Internacional de Energía, la eficiencia energética mejorada en edificios, procesos industriales y transporte podría reducir las necesidades de energía del mundo en 2050 a un tercio.

A este aporte se suma Interlight, Startup de nuevas tecnologías orientada a la seguridad vial, ha desarrollado un sistema de señalización vial inteligente “SSVI” que revoluciona los actuales métodos de señalización. Su objetivo es la reducción de accidentes por atropello y por impacto en zonas de poca visibilidad. La tecnología que usa tiene la capacidad de reemplazar o complementar señales actuales con un sofisticado sistema de iluminación integrada, que por sí solo detecta el movimiento de los peatones.

Es hora de unirse a este movimiento energético, si tienes proyectos empresariales investiga sobre las diferentes alternativas energéticas para desarrollarlo. Cuenta con Minerva como apoyo para la puesta en marcha de tus proyectos

Andrea Becerra
andrea.becerra@programaminerva.es