Un ecosistema de sensores para obtener datos: “Con Collyra se puede parametrizar, por ejemplo, condiciones ambientales o entornos de trabajo peligrosos para el ser humano.”

Collyra desarrolla soluciones IoT y sensóricas monitorizando parámetros demandados por empresas orientadas a la smart city. Nos acompañan en la siguiente entrevista Ignacio Sánchez y Carmen Molinero, los promotores de este proyecto empresarial.

¿Qué fue lo que os llevó a emprender?

Ignacio: Prácticamente lo que me hizo emprender fueron mis propios estudios, soy graduado en ingeniería electrónica industrial. Antes de terminar mis estudios sabía que no quería trabajar para nadie. En definitiva, quería que mis éxitos o fracasos profesionales dependiesen directamente de mis propias decisiones y no de la de otros.

Carmen: Tras terminar mis estudios como ingeniera de telecomunicaciones y, cursar posteriormente un máster en Valencia, quería volver Granada y encontrar trabajo en mi ciudad. Nacho me contó este proyecto y me pareció super interesante, así que me embarqué con él.

¿Cómo surge Collyra?

Detectamos una necesidad real en el mercado. Tras finalizar mis estudios, y adentrarme en el mundo del emprendimiento, coincido con uno de mis contactos que necesitaba implantar tecnología de sensores en su negocio y decido ayudarle.

 ¿En qué consiste exactamente la solución que ofrecéis?

Es una plataforma de sensores para aquellas empresas o administraciones públicas que quieran implementarla en sus ciudades o en sus propias instalaciones y obtener beneficios concretos a través de la parametrización. Hacemos uso de la arquitectura abierta, lo que quiere decir que ofrecemos a nuestros clientes un entorno ilimitado de sensores de fácil instalación porque son ‘plug&play’.

Actualmente estamos trabajando en varios ámbitos, como el deporte, la agricultura, las ciudades inteligentes y la industria. Con nuestra tecnología se puede monitorizar, por ejemplo, las condiciones ambientales de una ciudad o calcular parámetros en entornos de trabajo peligrosos para el ser humano.

El mercado extranjero está más sensibilizado con este tipo de tecnología, pero nos gustaría evangelizar nuestro modelo y nuestras soluciones para las empresas nacionales.

¿Cómo conocisteis Minerva? ¿Por qué decidisteis formar parte del programa?

Conocimos Minerva a través de un compañero que formó parte de una de las ediciones y nos comentó acerca de su experiencia tan positiva con el Programa. De esta forma nos planteamos descubrir los valores que perseguían, y nos pareció buena idea presentarnos a esta nueva edición.

¿Animaríais a futuros emprendedores? Dadles un consejo.

Si crees que el mercado tiene una necesidad y eres capaz de proponer una solución nueva a lo que ya existe no dudes en hacerlo. También es importante escuchar todas las experiencias vividas por otras personas, te hace crecer en tu propio proyecto y también de manera personal.