AGRON democratiza la agricultura de precisión: “Podemos ayudar al agricultor a ahorrar hasta un 20% en la explotación de sus cultivos”

AGRON es una startup malagueña que combina drones y satélites para la recopilación e interpretación de datos en los cultivos. Hablamos con Pablo Quesada, CEO y co-founder.

¿Qué fue lo que te hizo emprender?

Tras trabajar por cuenta ajena en diversos ámbitos, estaba convencido que no era eso lo que me llenaba. Tenía ganas de emprender un proyecto propio en el cual yo fuera el decisor de sus ideas, acciones y estrategias.

¿Cómo te surgió la idea?

Tras finalizar mis estudios de Geografía e Historia y Gestión del Territorio en la Universidad de Málaga, trabajé en distintas empresas, una de ellas se dedicaba a estudios topográficos, la cual utilizaba drones para distintos estudios y trabajos. Fue a partir de ahí cuando me empecé a documentar sobre ellos, e indagar sobre su uso en la agricultura.

No existía demasiada información sobre esto, así que decidí hacer un estudio real y práctico, que pude proporcionar en mi trabajo de fin de Máster. Quería trasladar los conocimientos de esta investigación al ámbito empresarial, darle un punto de vista más comercial.

¿En qué consiste exactamente AGRON y que solución innovadora aporta al mercado?

AGRON da un servicio profesional para la agricultura de precisión. Recogemos datos de manera intensiva sobre las hectáreas de las fincas mediante satélites, sensores y drones, lo que nos permite obtener un valor diferencial, el análisis multicriterio de los datos recogidos, respecto al mercado . Ofrecemos un mayor análisis de los datos mediante un sistema de algoritmos, y en base a ello, una interpretación de éstos que nos permite brindar al agricultor una mejora diagnostica de sus cultivos.

Ya existen empresas que hacen uso de los drones para la agricultura de precisión, ¿por qué vosotros y no la competencia? ¿Qué hace diferente a AGRON?

Lo que nos hace diferentes es nuestro foco de acción. Nos hemos especializado en cultivos leñosos, es decir, masas arbóreas, y concretamente en cultivos de subtropical. Hoy en día estos cultivos se encuentran en auge y sobre todo, en nuestra provincia este tipo de cultivo tienen un valor añadido muy alto, y a la vez tienen muchos problemas en su riego derivados de la demanda hídrica que precisan frente a los recursos existentes.

¿Qué beneficios consigue el agricultor con vuestro sistema?

El agricultor puede ahorrar alrededor de un 20% en la explotación de sus cultivos gracias a la reducción de insumos. La producción agrícola llega a ser mucho más eficiente, y a la vez contribuye a la mejora medioambiental de la zona, ofreciendo un producto más ecológico al reducirse, por ejemplo, el uso de pesticidas y fungicidas.

¿Por qué apostaste por el Programa Minerva? ¿Cómo lo conociste?

Es cierto que llevábamos ya un tiempo constituidos como empresa y comercializando nuestros servicios, sin embargo, adentrarnos en esta aventura suponía nuestro último punto de aprendizaje en el core de nuestro proyecto, la agricultura de precisión. Consideramos que Minerva es uno de los programas de emprendimiento más potentes de Andalucía, tanto por su formación como por su capacidad de divulgación en medios. Lo conocimos a través de internet y partir del feedback recibido por diversos proyectos y contactos decidimos apostar por él.

¿Podrías dar un consejo a futuros emprendedores? ¿Les animarías a seguir vuestros pasos?

Claro que sí, los animaría a hacerlo cien por cien. Considero que todo el aprendizaje que he obtenido a partir de embarcarme en este proyecto no es nada comparable con lo aprendido anteriormente, ni tan siquiera con lo obtenido en mi formación académica.

Mi consejo es que si tienen una leve idea de emprender, que lo hagan bien pronto, que apuesten por ello y se den cuenta de todas las posibilidades que le da el mercado para potenciar su idea.