IPECA, una solución de bioseguridad para eliminar residuos orgánicos en granjas: “Nuestra máquna se desarrolló y testeó en granjas afectadas, es decir, a través de un caso real”.

Las máquinas IPECA han surgido de una necesidad real: tener una solución de bioseguridad que evitase la transmisión de enfermedades y que a su vez facilitase la vida al ganadero. Manuel Otero, CTO de la empresa, nos cuenta cómo surgió esta idea para dar respuesta a este problema.

¿Qué fue lo que te hizo emprender?

Prácticamente fue a partir de la enfermedad new castle del ganado que surgió en una de las granjas en las que yo era asesor técnico. El cliente nos planteó por entonces si éramos capaces de dar solución a su problema, y fue entonces lo que nos animó a hacerlo. Nos convertimos en socios, el granjero afectado y el ingeniero agrónomo asesor, y creamos IPECA.

¿En qué consiste exactamente IPECA y que aportación supone para el mercado?

IPECA es una incineradora que cumple con el reglamento CE. Cuenta con dos cámaras; en la primera se produce la incineración y la segunda se queman los gases resultantes, con lo cual existe una depuración completa de gases. El ganadero tiene de esa manera una solución que puede gestionar por sí mismo, un sistema de autoeliminación de los cadáveres de su ganado que impide la entrada de vectores de contaminación exteriores.

¿Qué destacarías de vuestro servicio?

Hemos desarrollado y testado IPECA en granjas afectadas, es decir, a través de un caso real se ha llevado a cabo. Con este testo decidimos poner en orden toda la tramitación necesaria para crear una empresa real.

¿Por qué incinerar? ¿Es mucho más eficiente frente a otras alternativas?

Efectivamente. En la actualidad existen diversos sistemas de eliminación: el servicio de traslado de cadáveres animales proporcionado por entidades públicas, por compañías aseguradoras y como tercera opción, está la de incinerar, se trata de una alternativa mucho más limpia ya que no existe traslado de cadáveres por la vía pública. A través de esta alternativa, el ciclo de eliminación de cadáveres empieza y termina en el mismo lugar. Además, IPECA permite visualizar online el desarrollo del proceso y permite certificar los kilos que se han eliminado.

La empresa ya estaba constituida y comercializando en el mercado. ¿Qué os animó a formar parte del Programa Minerva?

Después de varias rondas de financiación queremos aportar valor a nuestra empresa. A través de internet conocimos el Programa Minerva y asistimos a diversos talleres ofrecidos por la aceleradora y fue lo que nos animó a formar parte de su nueva edición, ya que creemos que nos aporta valor a través de su sistema de mentorización, talleres o incluso formar parte de este ecosistema de emprendedores.

¿Podrías dar un consejo a futuros emprendedores?

Animaría a emprender a cualquier persona que tuviese un proyecto. Si cree en una idea y cree en ella que vaya a por ella. Como consejo primordial sería la de tener pasión por tu proyecto y creer en él es lo que necesitas y lo que te mueve para seguir adelante. Es importante configurar un equipo para ayudar a alcanzar objetivos. Además, postular a iniciativas como Minerva aporta muchísimo valor y conocimiento.