El impacto ecológico como motor de inversión 

Al hablar de emprendimiento solemos centrarnos en las startups y los emprendedores que van a crear una gran aplicación novedosa que puede cambiar el mundo o alguna tecnología puntera que hará que nuestros mensajes de WhatsApp se envíen el triple de rápido. Pero la realidad es que, muchas empresas están utilizando sus conocimientos y tecnologías para ayudar al sector medioambiental y a la ecología. 

Estamos ante emprendedores sociales, iniciativas empresariales que tienen como objetivo final resolver un problema social, o en este caso, medioambiental. La tecnología se ha ido incluyendo poco a poco en nuestro día, en nuestra rutina, y de un problema como es por ejemplo, el calentamiento global, puede surgir una idea de negocio que empiece a cambiar las cosas. Según el informe de Andalucía es Digital sobre emprendimiento social, en España la crisis económica de los últimos años ha provocado un sensible incremento de los proyectos emprendedores ligados a la Economía Social que, según los datos de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) supone un 10% del PIB y un 12,5% del empleo en nuestro país.

Empresas “verdes” en España

Son muchas las empresas que pretenden utilizar su labor para ayudar al medio ambiente y al ecosistema, como es el caso de Biofy. Desde 1950 se han producido más de 8.000 millones de toneladas de plástico, y la mitad de esa cantidad corresponde a los últimos 13 años, según datos de Greenpeace. Por eso, varios estudiantes de la Universidad de Málaga diseñaron este sistema que transforma la desechos plásticos en fueloil, un derivado del petróleo que se emplea como combustible para grandes motores de uso industrial, aunque también se puede refinar para obtener gasolina, diésel o queroseno. Por otro lado, también podemos hablar de una plataforma de emprendedores “verdes”, es decir, enfocados en temáticas agrícolas, medioambientales y sociales. Se trata de Enviroo, una plataforma de búsqueda de trabajo en el campo de la economía sostenible pero que también sirve como un punto de encuentro para la creación de eventos y citas entre emprendedores cuyos trabajos están enfocados en este ámbito. 

Uno de los grandes problemas medioambientales de la actualidad es la masiva emisión de gases invernaderos que están dañando la atmósfera, haciéndola cada vez más frágil. Unas de las principales fuentes de emisión de estos gases son los vehículos, es por ello que existe todo un movimiento de concienciación ciudadana para utilizar más el transporte público, andar o compartir coche. De ahí nace la aplicación Cyclogreen, una app que transforma los kilómetros que recorremos de forma sostenible, es decir; a pie, en bicicleta o en transporte público, en puntos con los que podrás conseguir artículos gratuitos y descuentos. De esta forma se incentiva a la población a no utilizar el coche, por lo que la huella de carbono se reducirá poco a poco. Por último nos encontramos con Sheedo, una empresa que nació con el objetivo de reducir el daño que estaba provocando la industria papelera en el ecosistema. Para ello, tres jóvenes emprendedores se unieron y crearon un “papel plantable”, es decir un papel que se puede plantar una vez sea utilizado, cambiando la celulosa del papel original por algodón residual han conseguido un papel 100% sostenible.