¿Qué es el growth hacking y cómo funciona?

El growth hacking es uno de los términos que han llegado al diccionario empresarial gracias el desarrollo de las nuevas tecnologías. Es un perfil muy demandando por las startups: personas especializadas en métricas, es decir, estrategas del posicionamiento de un producto o servicio, que conoce diferentes atajos o soluciones efectivas y económicas para conseguir posicionar un producto. Se trata de una forma mucho más rápida de posicionarnos respecto a las ventas tradicionales.

El empresario Sean Ellis fue quien acuñó este nuevo término bajo la siguiente explicación, “debido a que el crecimiento es la métrica que puede transformar un emprendimiento en un gran éxito o en un fracaso rotundo (es decir, o crecen lo suficientemente rápido o desaparecen), esa es la única métrica por la que un growth hacker debe preocuparse.” Los growth hackers se centran exclusivamente en esto, en las métricas. 

Pero, ¿cómo es el growth hacking?

Es un proceso muy analítico y concienciado, el objetivo de todo es el crecimiento de la empresas y es precisamente por ese elemento por el que comienza su trabajo, analizando todas las actividades y proyectos que se están llevando a cabo y cuántos usuarios se están consiguiendo con estas acciones. 

El especialista determinará por qué unas acciones funcionan mejor que otras. Se debe conocer cómo responde el público para así, posteriormente, intentar exprimir al máximo estas fortalezas y ver qué canales son los más eficientes en nuestra startup. En términos generales, debemos de tener en cuenta que el perfil del growth hacker que tiene amplios conocimientos en varias áreas del mundo empresarial, por lo que tiene una visión más crítica, analítica y especialista para el posicionamiento de nuestro negocio.

Algunas técnicas y recomendaciones

Aunque el trabajo de un growth hacker es complicado y preciso, hay algunas recomendaciones que puedes utilizar en tu empresa para conseguir un mejor posicionamiento. 

Según los expertos, es fundamental tener una web atractiva, funcional y adaptada a nuestro público. Nuestro portal es la primera toma de contacto, la primera opinión que van a tener de nuestro producto. Podemos decir que nuestra página web es nuestro escaparate en el mundo empresarial, por ello debemos de conocer muy bien a nuestro público y crear una página adecuada. Otro de los consejos es hacer uso de técnicas como la gamificación, la creación de pequeños juegos dentro de nuestra web y nuestros productos que incentiva a los usuarios a que realicen acciones de conversión de un modo sutil y atractivo. Otra de las técnicas más utilizadas es ofrecer un modelo freemium, que consiste en ofrecer una versión gratuita de tu producto con limitaciones que pueden ser solventadas con pagos y suscripciones.