Waniyanpi, el obrador para mascotas 100% natural: “Vamos a cambiar el concepto de snack”

Waniyanpi es el primer obrador online para mascotas que personaliza al 100% snacks naturales en función a sus necesidades, consiguiendo así un complemento saludable que mejora su calidad de vida.  

En esta entrevista, Antonio Peralta, CEO de la empresa, nos habla sobre su camino en el emprendimiento y el presente y futuro de Waniyanpi. 

¿Qué fue lo que te hizo tomar el camino del emprendimiento? 

Mi padre siempre ha sido empresario y a mí siempre me ha gustado el emprendimiento porque soy una persona muy creativa. Cuando vivía en Chile puse en marcha dos ideas. La primera fue una escuela de formación para mineros y geólogos y, el segundo, una revista digital para público gay. Este fue muy bien, pero cuando me volví de Chile decidí emprender aquí.  

Siempre que he emprendido ha sido por mi creatividad, mi necesidad de hacer otras cosas y porque me gusta crear. 

¿Quién forma el equipo de Waniyanpi? 

Somos muchas personas porque hay muchos colaboradores externos. Pero el equipo sólido lo formamos José Expósito (socio y CFO), Ana García (CMO), Robert Sáez García, que se encarga del branding y la imagen de marca, y yo, Antonio Peralta (CEO). Luego está la gente de la fábrica: María Jesús Peralta y Pilar Peralta, que se encargan de hacer la magia de las galletas y las tartas. También hay más personas externas, sobre todo de marketing, que nos ayudan y que pronto serán o socios o inversores de Waniyanpi. 

¿Cómo surgió la idea de crear un obrador para mascotas 100% natural y personalizable? 

Surgió la idea cuando vi en Bogotá una repostería para mascotas. Después, investigando, vi que en Nueva York había una tienda de helados y pastelitos. Más tarde, empecé a investigar qué podía darle a mi perra para que la ayudara con su enfermedad y no tener que tomar pastillas muy fuertes, y pensé que los medicamentos podrían introducirse en una galleta.  

Empecé a informarme y descubrí que no había snacks funcionales, es más, la mayoría producían alergias e intolerancias a los perros. A partir de esto nació la idea de realizar este tipo de obrador para mascotas con necesidades especiales. Luego llegó el configurador, porque entendimos que no todas las mascotas tienen las mismas necesidades. Por ejemplo, puede haber una mascota que tenga problemas de corazón y diabetes a la vez, y no va a comprar dos galletas diferentes. Con nuestro configurador puedes usar ingredientes para diabetes y corazón y juntarlo en una sola galleta. 

¿Creéis que vuestro negocio puede revolucionar el mundo de la alimentación para mascotas? 

El mundo de la alimentación de las mascotas ya está revolucionado por los alimentos naturales, aunque cuando miras la etiqueta ves que hay muchos conservantes y aditivos. Y ya se está revolucionado porque va hacia la personalización. Se han dado cuenta de que las mascotas son como las personas, es decir, cada una tiene sus necesidades especiales.  

Pensamos que, al menos, el mundo del snack sí que los vamos a revolucionar y que vamos a cambiar el concepto de snack. También pensamos que pronto saldrán empresas que hagan algo muy parecido o similar. Creo que, en España, el cambio se puede dar en unos años. 

¿Qué es lo que más te costó al arrancar el proyecto? 

Nuestro proyecto tiene dos partes, la empresarial y la de la fábrica, y yo creo que la parte de la producción es las que más cuesta arrancar. Piensa que, actualmente, se pueden hacer miles de mezclas en la web, entonces, gestionar esto y hacerlo de forma eficiente, creo que es lo que más ha costado.  

Llevamos dos años arrancando, intentado mejorar y tener más contactos, pero que la producción sea eficiente y que pueda llegar a todo el mundo ha sido lo más difícil.  

En el Minerva Day, Waniyanpi fue reconocido como uno de los dos proyectos con mejor proyección empresarial. ¿Qué significó para vosotros? 

La verdad es que fue mucho más de lo que esperábamos. Nosotros conocemos nuestro proyecto y sabemos que tiene una gran proyección porque el mercado de las mascotas es grande y es necesario. Sabemos que ya nacen más mascotas que niños en España, por tanto es un mercado con futuro. Pero no nos esperábamos la repercusión que ha tenido posteriormente el haber ganado el premio porque, además de muchos nuevos contactos de inversores y en LinkedIn, también hemos incrementado mucho la repercusión web y mediática. No esperábamos ganar ni lo que venía después. Ha sido algo muy positivo para nosotros. 

¿Qué previsiones de futuro tiene Waniyanpi? 

Yo soy una persona que, por mi creatividad, creo más en el futuro que en el presente. Waniyanpi espera revolucionar el mundo del snack y luego seguir los pasos hacia una parte más tecnológica del mercado de las mascotas. Aun así, tenemos muchos proyectos pensados, como ampliar a otros tipos de mascotas.  

Waniyanpi va a seguir una carrera de fondo para seguir mejorando aspectos de las mascotas que todavía están muy atrasados y que se pueden mejorar. 

¿Cómo está siendo la aceleración en Minerva? 

Si te soy sincero, al principio estaba un poco perdido. Tenía que entender el método de trabajo y, como científico que soy, no veía esa parte experimental que nos mostraban los mentores muy científica. Pero, poco a poco, llevando a cabo los experimentos y aplicando el método, nos dimos cuenta de que realmente sí servía y que era un reflejo de lo que podían ser luego los resultados que podía obtener Waniyanpi. Al final, Minerva nos ha mostrado un montón de defectos que teníamos y que no los conocíamos.  

El emprendedor siempre tiene miedo a que su idea se vea muy clara en su cabeza pero que luego venga alguien y te diga que eso no funciona o que el mercado no responde. Con Minerva nos hemos dado cuenta de que teníamos muchos defectos que nos podrían haber perjudicado mucho y que teníamos muchas cosas que aprender, pero nos hemos dado cuenta de que nuestro proyecto sí sirve. Nos ha dado la confianza de que es un proyecto válido y que va a ir adelante si sabemos gestionarlo. 

Como emprendedor, ¿qué consejo le darías a alguien que está pensando en emprender? 

Yo siempre digo lo mismo: mucha ilusión y positivismo. Un emprendedor no sabe de todas las materias a las que va a tener que enfrentarse, como finanzas, modelo de negocio, marketing… Por tanto, son muchos los obstáculos que tiene que ir saltando y la ilusión y el positivismo es lo que te hace seguir para llegar al destino que quieres. 

Un profesor me dijo que un emprendedor suele hacer entre tres y cuatro proyectos hasta que da en el clavo, porque de los primeros aprende y al definitivo llegas con mucho aprendido. Y eso es lo que me ha pasado a mí. Este es mi tercer proyecto y creo que participar en un programa de aceleración es fundamental porque es como hacer un máster intensivo en diferentes materias.