Yumego, una nueva forma de viajar: “Pensamos, ¿por qué no hay una forma de encontrar gente compatible para hacer viajes?”

Yumego es la solución ideal si quieres viajar pero no sabes o tienes con quién. Esta aplicación cuenta con un algoritmo con el que unen a cualquier persona del mundo que tenga inquietudes viajeras en común. Una nueva forma de viajar para todos aquellos con mentalidad abierta, ganas de conocer gente y de descubrir el mundo, hacen de un viaje una experiencia única.

Este proyecto empresarial ha sido creado por Adrián Arcas y Natalia López, dos jóvenes que estudiaron Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Málaga y crearon Yumego en su último año de universidad. En esta entrevista para el blog del Programa Minerva podréis profundizar un poco más en la aventura emprendedora de estos jóvenes con Adrián, su CEO.

¿Cómo nace la idea de Yumego?

En nuestra carrera, Administración y Dirección de Empresas, hay una asignatura obligatoria que tiene como objetivo crear una empresa. En ese momento teníamos bastante presente el mundo de los viajes, tanto por el tema Erasmus como por los viajes que estábamos planeando, así derivó en eso. Nos llamaba mucho la atención viajar con personas diferentes, además pensamos en todos los problemas que hay a la hora de viajar con amigos (dinero, disponibilidad, destinos…), y de ahí surgió Yumego, ¿por qué no una forma de encontrar gente compatible para viajar?

¿Cuáles eran vuestras primeras concepciones sobre el proyecto?

Todos los días vemos cómo nuestros amigos se van de viaje y lo suben a las redes sociales, por lo que pensamos “si yo lo hubiese sabido podría haber ido también”. Por eso nuestra primera idea estaba relacionada con Facebook, queríamos crear una aplicación para la red social dónde cada persona pudiese ver si alguno de sus contactos tenía las mismas preferencias para viajar o buscaba algún compañero. Al final lo fuimos desarrollando y decidimos crear una aplicación nosotros mismos, fuera de las redes sociales.

¿Cómo os veis de aquí a unos años como empresa? ¿Tenéis marcado algún objetivo final?

De momento, a corto plazo, pretendemos tener cierto nivel tecnológico en la aplicación e iniciar un camino real. Queremos lograr una tecnología que despunte, que cree un punto de inflexión en los viajes, tal y cómo ha pasado en casos actuales como el de Blablacar, que ha dado un giro de 180 grados al transporte y todo el mundo ha empezado a usarla. Creemos que en ese tiempo habremos trabajado lo suficiente para ganarnos un hueco en el mercado y empezar a ser más conocidos.

¿Qué pretendéis cambiar con vuestro proyecto?

Realmente, lo que queremos cambiar es la percepción de las personas a la hora de viajar con otras, hay demasiados prejuicios con esto. Solo se han tratado este tipo de viajes desde el ámbito romántico, con los singles por ejemplo. Queremos romper con estos prejuicios y democratizarlos para que exista una alternativa y todos podamos viajar con todos.

Vuestra empresa se basa en un algoritmo, pero, ¿cómo puede una tecnología determinar si dos personas son compatibles para viajar? ¿Hay alguna probabilidad de error o el resultado siempre es el compañero de viaje ideal?

Siempre intentamos que los “matches” sean lo más compatible posibles, eso sí, nosotros lo que promulgamos es que hay que ser de mentalidad abierta y ser flexibles. No puedes registrarte en Yumego si solo piensas en viajar con personas exactas a ti. Por supuesto, nosotros vamos a intentar que todos sean lo más compatible posible. Dentro de nuestra experiencia hemos unido a personas con un rango de edad bastante amplio pero con perfiles similares y ha ido genial. El denominador común es la mentalidad, es lo que hace que salga bien.

Según vuestra página web, en estos momentos estáis centrados en ofrecer viajes al público universitario, ¿qué os llevó a este público? ¿Creéis que el proyecto llega más a los jóvenes?

La mentalidad de los más jóvenes fue lo que nos hizo centrarnos en ellos, pues están más que acostumbrados a las nuevas tecnologías. Se adaptan a las nuevas tendencias, como Cabify o Airbnb, de forma casi inmediata por eso creemos que es nuestro perfil ideal, aunque ahora estamos dando un poco la vuelta a este. En España, por la situación socioeconómica, los universitarios no tienen problemas de disponibilidad y al tener poco dinero se organizan ellos mismos los viajes, pero sabemos que no son un público fiel.

Por eso, nos estamos acercando a otro público objetivo, aún considerado millenial pero de mayor edad, entre 28 y 38 años. Estos siguen usando las nuevas tecnologías, aunque tardan un poco más en adaptarse. En España, por la situación socioeconómica, los universitarios no tienen problemas de disponibilidad y al tener poco dinero se organizan ellos mismos los viajes, pero sabemos que no son un público fiel, por eso nos queremos centrar en este nuevo segmento.

¿Creéis que vuestra idea encaja bien en el sector de viajes actual?

Creemos que ahora mismo hay un mercado que crear, el actual está muy centrado en viajes para encontrar pareja. Los que quieren viajar solos, sin intereses amorosos, lo tienen algo más difícil, por eso creemos que podemos hacernos un sitio. El mundo está avanzando y vemos un hueco con el que llegar a mucha gente.

¿Qué diferencia a Yumego del resto de agencias?

La personalización y la automatización. La primera, porque al conocer todos los datos de los usuarios somos capaces de recomendar lo que mejor se adapta a la persona. La segunda, porque el usuario no va a tener que ir amigo por amigo o foro por foro buscando alguien con el que viajar para después buscar la mejor oferta. Teniendo estos dos aspectos en cuenta, conseguimos crear un nexo de unión entre personas con gustos similares en una oferta de viaje concreta que se les adapte.

¿Qué os hizo querer ser emprendedores?

Ser emprendedor te da libertad total a la hora de ser tú mismo. No hay que seguir las órdenes de nadie, tú eres tu propio jefe y te pones tus propias reglas. El nivel personal entra en juego porque la superación y el aprendizaje es fundamental, eres 100% responsable de los resultados. Cuando tienes esta carga encima hay que verla de forma positiva y crecer con cada golpe o traspiés. Por eso tenemos claro que si no fuese con Yumego sería con otra idea, no concebimos ahora la vida de otro modo. Solo nos vemos trabajando en otra empresa de modo estratégico, para aprender sobre un sector o una empresa concreta.

Fuisteis ganadores en el programa Explorer Málaga como proyecto emprendedor, que os llevó de viaje a Silicon Valley. ¿Como fue la experiencia? ¿Veis diferencia entre el mercado emprendedor en Estados Unidos y el de España?

La experiencia fue como un sueño, además coincidió que en ese momento estábamos trabajando con una aceleradora de empresas de San Francisco por lo que teníamos el “chip americano” activado. Nos sirvió para darnos cuenta de que el modelo emprendedor norteamericano no es la imagen mental de un joven genio y superdotado que tenemos creada desde España, son iguales a nosotros. La mayor diferencia la vimos en la predisposición a fallar, es decir, no les importa cometer errores porque van a encontrar una solución y se van a levantar. En España hay muchos más temores a la hora de emprender con un proyecto. También nos sorprendió la facilidad para hacer contactos y negocios, aquí nos falla el networking.

¿Qué le diríais a alguien joven que quiere desarrollar una idea emprendedora?

Que crea en lo que quiere hacer y que tenga el por qué muy claro, pero no solo por el lado del emprendimiento y si no por qué estás apostando por esa idea y no por otra. Después ya vendrá todo lo relacionado con los negocios y las empresas, pero el campo personal es muy importante, es mucho tiempo entregado a algo que nadie te asegura que vaya a salir. Por eso debes de tenerlo claro.

¿Cómo te ha ayudado el Programa Minerva en el desarrollo del proyecto?

La ayuda por parte de Minerva ha sido por todos los niveles, es algo que cuesta resumir en poco espacio pero tenemos mucho que agradecerles. Nosotros siempre hemos sido bastante intuitivos y nos hemos guiado por eso, pero una empresa no se constituye solo de intuición. Minerva ha instalado en nosotros esa parte analítica que nos faltaba, una metodología para intentar cometer el menor número de errores y que Yumego salga adelante. También nos ha creado una red de contactos y networking muy importante.

¿Recomendarías el Programa Minerva a otros emprendedores que quieran lanzar sus empresas?

Recomendaría el programa a cualquier emprendedor que tenga ahí su idea y quiera sacarla adelante, sobre todo si es una empresa que esté en Andalucía porque Minerva es la mejor aceleradora de la zona. La ayuda que te brindan a nivel de conocimientos y contactos es muy importante.