Tendencias para emprender en un mercado sostenible

Emprender en la actualidad supone enfrentarse a un entorno en constante cambio. Las tecnologías de comunicación y la inteligencia artificial se desarrollarán al mismo tiempo que se acreciente el cambio climático, la escasez de agua y la evolución demográfica. A continuación hacemos un repaso por algunas tendencias futuras favorables a la creación de negocios.

En este sentido, algunos cambios se están produciendo en el esqueleto de las empresas. Por ejemplo, la organización no jerárquica mediante equipos auto-gestionados sin jefes ni supervisores directos; pero también la necesidad de cuidar al equipo humano y la creatividad.

Según las previsiones la principal tendencia que se desarrollará en los próximos años es el ‘Internet de las cosas’, es decir la conexión digital de objetos cotidianos con internet. Un campo de desarrollo con multitud de oportunidades de innovación, que al mismo tiempo hará crecer la oferta de servicios derivados de la venta de un producto físico.

Internet potencia el consumo rápido, algo que va en perjuicio de la fidelidad de la clientela. De esto se deduce que otra línea de oportunidades será la creación de negocios basados en el streaming, el alquiler y el intercambio. La relación con los clientes se afianzará por otros caminos, como la co-creación, la participación o la personalización.

Para los analistas, como reacción a la frialdad y la impersonalidad de internet, crecerá la curiosidad por lo sensorial: tocar, oler, sentir los productos, es decir, experiencias más directas. En este sentido, poco a poco crecen los grupos de consumidores que defienden lo auténtico y lo sostenible y la cercanía en la cadena de producción. Un deseo que entronca con la necesidad de una economía más social y la defensa del mundo rural.

Tecnología, desarrollo sostenible y los límites de mercado

En este entorno, según el documento prescriptivo Global Opportunity Report de Naciones Unidas, centrarse en la diferenciación para llegar al máximo mercado posible puede ser peligroso en los próximos años. El núcleo del mercado está copado y dedicar esfuerzos a entrar en ese espacio de rentabilidad no permite ver dónde pueden desarrollarse nuevos negocios, es decir, en los límites del mercado.

Así, según explican en este documento, el futuro se desarrollará la combinación entre nuevas tecnologías y desarrollo sostenible, de dónde surgen posibilidades relacionadas con la salud, la alimentación o la agricultura eficiente. Lo que se relaciona con el aguje de la venta directa. En España, según los últimos datos, más de un 20% de la población compra productos sin intermediarios y la cifra se incrementa cada año.