Con KitCalm, tu visita al dentista es una experiencia satisfactoria y cómoda

Este dispositivo supone una revolución en el tradicional mundo de la odontología, su fácil manejo y su gran utilidad pretenden reinventar la comunicación entre dentista y paciente a la hora de una intervención, tranquilizando al usuario y optimizando la labor profesional.

Es un modelo de negocio nacido en Granada e impulsado por el Programa Minerva en la edición 2018. Luis González-Simarro, CEO y fundador de KitCalm nos cuenta las claves para entender la utilidad de este innovador producto.

Parece que la salud es uno de los sectores que más seduce a la tecnología a la hora de innovar. ¿Podrías resumir qué es KitCalm y en qué consiste?

KitCalm es un dispositivo tecnológico que permite mejorar la comunicación entre un paciente y el dentista, con el objetivo de reducir o eliminar la ansiedad del paciente, haciendo de la visita al dentista una experiencia positiva y satisfactoria. Su funcionamiento es muy sencillo, consiste en la instalación de un aparato en el espacio clínico donde el paciente será tratado, de tal forma que el paciente tendrá a su disposición un mando que estará conectado a tal aparato.

Cuando el paciente quiera comunicarse solo tendrá que pulsar el botón y el aparato emitirá una señal sonora acompañada de otra luminosa. No somos el botón del pánico o del dolor, el dentista puede marcar la pauta: “si te molesta, pulsa”, “si algún diente te cala más, pulsa”, “si todo va bien, pulsa”, y el sanitario actúa en consecuencia.

¿Cómo surgió la idea de crear este producto, la experiencia propia ha influido o hay otros factores?

La experiencia propia ha sido clave a la hora de idear el proyecto y a la hora de llevarlo a cabo. La idea surgió un día cuando tuve una intervención en el dentista y no tenía posibilidad de comunicarme. Pensé que podría existir una herramienta que mejorase la relación entre el profesional y la persona intervenida.

Más del 80% de las personas que acuden a una intervención sufren ansiedad, estrés y experimentan dolor. Con estos datos en la mano comencé a preguntarme qué podía hacer para mejorar la experiencia del paciente y un día después de una intervención empecé la articulación de lo que hoy en día es KitCalm.

Háblanos de tu equipo.

El núcleo fuerte del equipo de trabajo está formado por tres personas. Laura Maroto fue la primera persona en entrar en KitCalm y es experta en el campo de la odontología, sus amplios conocimientos y gran experiencia hacen que el proyecto sea sólido y pueda crecer. Por otra parte, tenemos la suerte de contar con Roberto Barrios, director de desarrollo de negocio. Por último estoy yo, que soy el CEO y propulsor de la idea, mi perfil en el equipo es de corte creativo.

¿Qué valor diferencial aporta el producto en relación al sistema tradicional de tratamientos odontológicos? ¿Está enfocado para el paciente o para el profesional sanitario ?

Lo que hace grande a nuestro producto respecto a métodos tradicionales es su potencial innovador, ya que no ha existido ni existe ningún otro dispositivo igual, es pionero.

Hemos despertado el interés de centros especializados que estudian a KitCalm, como es el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada, que esta realizando un estudio clínico multiterritorial sobre KitCalm con varias universidades. Solamente el 8% de los pacientes pulsan el botón KitCalm, lo que pone de manifiesto su gran efecto placebo y poder tranquilizador. También hace más fácil la tarea del sanitario, ya que puede centrarse en su trabajo al ver al paciente cómodo.

¿En qué momento se encuentra España y Andalucía en relación al ámbito emprendedor? ¿Qué opinión tienes del sector e-Health?

El panorama emprendedor nacional goza de buena salud en estos momentos, si tienes una buena idea, buen asesoramiento y capacidad para crecer puedes emprender cada día. Existen organismos como el Programa Minerva que facilitan el proceso.

En cuanto a mi sector, puedo decir que nos sentimos muy orgullosos de haber sacado adelante KitCalm, ya que somos una pequeña empresa que ha logrado sacar un producto con alcance mundial cuando es un ámbito monopolizado por las grandes multinacionales de la salud.

¿De qué manera está influyendo Minerva en vuestro proyecto?

Minerva cuenta con un equipo profesional de amplia experiencia que trata a los proyectos como si fueran suyos propio. Esto aporta una motivación extra por un lado y por otra parte una tranquilidad al “contar” con más personas en tu equipo.

¿Cómo está siendo el comienzo de tu experiencia en Minerva? ¿Qué mensaje les darías a nuevos emprendedores que dudan en dar el salto?

El comienzo en Minerva no podría ser más positivo, porque no han cumplido con las expectativas, las han superado.

En cuanto a los jóvenes emprendedores se me ocurre una frase al respecto: “Lo difícil no es hablar con alguien importante, sino tener algo importante que decirle”. Creo que lo importante no es emprender, sino tener algo importante por lo que emprender, contando siempre con el asesoramiento adecuado.