Los objetos inteligentes llegan para quedarse

Actualmente, el desarrollo de los dispositivos tecnológicos nos ayuda a llevar una vida más cómoda y productiva. Un ejemplo de ello son los sensores inteligentes que encuentran infinidad de aplicaciones en todos los sectores.

En el caso de Beprevent, uno de los Proyectos Minerva acelerado en la convocatoria 2016, ha sabido encontrar un hueco en el sector de la seguridad y se han dirigido a las personas de la tercera edad lanzando un sistema basado en la inteligencia ambiental que proporciona un apoyo a los mayores y mantiene informado a sus familiares a través de una aplicación móvil. Esta empresa cordobesa dota de inteligencia a cualquier objeto del hogar mediante sensores permitiendo un seguimiento de la actividad de las personas las 24 horas del día, los 365 días del año. Esto permite que los familiares y cuidadores estén informados a tiempo real mediante la aplicación móvil del día a día de sus seres queridos, por lo que ayuda a mantener la independencia de nuestros mayores y proporciona tranquilidad a la familia.

El objetivo principal de los sensores inteligentes es acumular datos para procesarlos y que sirvan de apoyo a nuestras decisiones del día a día, por lo que es una aplicación idónea para las ciudades del futuro, las Smart Cities, compuestas por servicios e infraestructuras interconectadas entre sí mediante el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Nuestras ciudades están llenas de objetos inteligentes que monitorizan y mejoran nuestra sociedad, como los sensores en los coches y en los semáforos para controlar el tráfico, los sistemas de iluminación automáticos según las horas de sol para poder ahorrar energía, los sistemas de control de aparcamiento para facilitarnos la búsqueda, etc. La lista es infinita, porque si nos ponemos a pensar, la tecnología avanza cada día según nuestras tendencias y estilos de vida, lo que hace que cada vez nos sea más necesaria.

 



39 Compartir
Twittear
Compartir9
Compartir30
+1