Mirando hacia el futuro

La nueva tecnología se ha convertido en uno de los productos clave de consumo. Esto trae consigo cambios que repercuten en la sociedad, concretamente en la mente del ser humano y en su forma de pensar, vivir y hacer.

Podemos decir que la tecnología y su interacción en la sociedad se ha adaptado a lo que demandamos, puesto que resulta impresionante cómo la tecnología evoluciona con cada día que pasa. Hoy podemos ver su huella en una inmensa cantidad de contribuciones tecnológicas a dispositivos y objetos de uso cotidiano como el coche (con la aparición de los coches “conectados” o los vehículos no tripulados), el reloj (convertidos ahora en smartwatches), el móvil (y sus múltiples funcionalidades gracias a su faceta “inteligente”), el transporte o la energía (dos sectores muy impulsados por el auge de la smartcity para convertir las ciudades en hábitats conectados y más sostenibles). Y no nos olvidemos de la contribución más importante hasta la fecha: la democratización de Internet.

La tecnología no solo hace referencia a lo digital, va más allá

Ante los inminentes cambios que se avecinan, todos debemos convertirnos en usuarios. Estamos obligados a conocer el funcionamiento de las nuevas tecnologías si queremos competir en el futuro, ya que en los pocos años que llevamos del siglo XXI la tecnología ha avanzado rápidamente, progresando en casi todos los campos de la ciencia. Algunas de las tecnologías que más van a influir en el futuro serán la biotecnología, la nanotecnología, la Inteligencia Artificial, la robótica y la realidad virtual.

La tecnología tiene el beneficio genérico de resolver los problemas de la era moderna y así ayudar al progreso del hombre.

Podemos apreciar beneficios tecnológicos en sectores como la educación, la salud, la energía, el transporte, la industria, la ingeniería y la agricultura, entre otros. Además, desconocemos lo que la tecnología deparará al ser humano y hasta dónde será capaz de hacernos evolucionar. Lo que está claro es que la tecnología ya es una característica inherente a nuestro estilo de vida y hoy en día resulta imposible renunciar a su uso en la sociedad.

FOTOGRAFÍA BAJO LICENCIA CREATIVE COMMONS BY ARMANDO MACÍAS



28 Shares
Tweet
Share3
Share25
+1